Tres planes esenciales


Los tres planes esenciales en San Sebastián

Información

Ya vengas a San Sebastián de vacaciones con la familia o con los amigos, en verano como en invierno, hay tres planes fundamentales:

La Concha y el Peine del Viento: El paseo marítimo de La Concha es algo único, elegante, delicado. Cada paso que damos, desde el Club Naútico hasta el Peine del Viento, viene recogido por un trozo de la no menos elegante barandilla. Son innumerables los turistas y visitantes que se han hecho fotos junto a ella y son millones los niños que se han asomado por sus “ojos de buey” para ver las olas llegando a la orilla. Además, si después de sus vacaciones en San Sebastián se da cuenta de que quiere llevarse un pedacito de ella sepa que puede encargarla por unos 700 Euros por panel.

Pero el Paseo de La Concha no sólo le resultará memorable por la barandilla o por la impresionante vista que se aprecia desde ella. Hay tres puntos destacados en este paseo: el ya mencionado Club Naútico, por su original diseño en forma de barco atracado al mismo puerto donostiarra; el Palacio de Miramar y sus jardines en lo alto del Pico del Loro (más detalles en la sección de monumentos) y el Peine del Viento, un conjunto de tres enormes esculturas realizadas por el famoso escultor donostiarra Eduardo Chillida.

El Peine del Viento es la escultura más reconocida de toda la ciudad y el lugar en el que se encuentra, la Plaza al final del Paseo que lleva el nombre del escultor, es un lugar emblemático digno de visitarse en cualquier época del año, aunque si lo haces en un día en el que el mar está agitado entonces resultará más impresionante.

 

 

Visitar el Monte Igueldo: El Monte Igueldo es algo más que un parque de atracciones, es un lugar lleno de magia por las vistas, por las atracciones salidas como de cuento infantil de otra época y por la Torre misteriosa que se alza en lo más alto. Ya la subida en el centenario funicular hace las delicias de todos los visitantes. Funciona prácticamente a diario, con excepción de los miércoles durante los meses del invierno. (Para consultar el horario, visitar Monte Igueldo)

Desde luego es mejor visitar el Monte Igueldo en verano, no sólo para poder disfrutar del buen tiempo sino también porque es cuando encontramos abiertas todas las atracciones en cualquier día de la semana. Durante el invierno sólo los fines de semana y días festivos hay movimiento por allí, aunque desde luego se puede subir a disfrutar de las vistas cualquier día.

Entre las atracciones más recomendadas están la Montaña Suiza, por supuesto, el Río Misterioso, el Gran Laberinto, el Cosmicar y para los más pequeños, el paseo en pony o en uno de los pequeños carruajes.

Y antes de volver a coger el funicular para bajar, no olvidéis subir al Torreón, para conocer un poco más de la historia de este emblemático lugar y para disfrutar de las vistas.

Visitar el Monte Urgull: Es uno de los tres montes que forman parte de la Bahía de La Concha junto con el Monte Igueldo y la Isla de Santa Clara.

Si el Monte Igueldo representa el ocio y la diversión en San Sebastián, el Monte Urgull representa la memoria histórica y la lucha de esta ciudad contra los distintos pueblos invasores a lo largo de diferentes épocas. De ahí las varias fortificaciones y elementos militares que se pueden encontrar en distintos puntos del monte.

Hoy en día es sobre todo un gran parque con frondosos árboles en el que podemos pasear y disfrutar de las vistas sobre el puerto y la bahía donostiarras y los acantilados de la parte de atrás. Pero también podemos visitar el Castillo de la Santa Cruz de la Mota, donde suele estar montada una exposición sobre la historia de la ciudad, la Batería de las Damas, el Cementerio de los Ingleses y la Capilla del Sagrado Corazón con la enorme escultura en lo más alto.

¿Dónde está?